Encuentros en la barra de un bar

13 de Octubre 2017

Hoy he sufrido mucho, si algo te importo… déjame dormir.

Tantos mundos convergiendo en el mismo espacio y tiempo pero en diferentes estados.

A mi lado de la barra, una mujer rascando los 50, pide una cerveza de barril y alitas no muy picantes. Se las come con soltura como que nadie la viera succionar hasta lo último del hueso, se termina las nueve alitas de su canasta y su vaso de cerveza. Pide la cuenta y paga.

Escribe en su factura que hoy ha sufrido mucho, repasa el hoy varias veces con el lapicero, continúa escribiendo algo que no distingo. Guarda el ticket y pide una cerveza más. Escribe en la nueva servilleta que la bartender le ha entregado.

Mientras husmeo sus movimientos saboreo una cerveza más, pienso “esta cerveza sí le gustaría a Víctor” –  mi novio -.

Alcanzo a leer unas palabras más, el astigmatismo no me permite terminar de leer lo que dice el texto de la servilleta. Vuelve a pagar. Sigue escribiendo.

Hablo con ella, es española, se peleó con el esposo: “Él no sé donde anda tía, mientras yo, le estoy escribiendo lo que le voy a decir mañana.”  Intercambiamos palabras, reímos. Cada una sigue escribiendo; yo sobre ella, ella sobre su esposo.

Se llama Olga, vive en Barcelona, cumple años el 25 de junio y su consejo antes de casarme fue:

Que bueno que te has venido sola a Nueva York, aprender a estar sola es bueno y cuando tu marido se ponga con sus cosas una patada en el culo y que se vaya a buscar una vida.”

Se despide de mí con dos besos, me desea suerte y ciao.

Mientras yo sigo tomando mi cerveza en un bar de Time Square, viendo como  los Yankees pierden.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *